DENGFENG – CUIDAD DEL MONASTERIO SHAOLIN


EL 18 de septiembre salimos de Jinan en tren hacia Zhengzhou, capital de la provincia de Henan, la idea original era salir en un tren común dormir toda la noche y llegar por la mañana temprano, pero no pudimos conseguir los tickets, por lo que tuvimos que comprar los boletos para viajar en tren bala, lo que nos genero un problema, ya que llegar en solo 5 horas nos adelanto el itinerario casi 10 horas por lo que arribamos a las 23 hs, ahi compramos los boletos para viajar hasta Dengfeng, la famosa villa donde esta el templo Shaolin, como el micro recién salía a las 6 am del otro día, conseguimos un hotel a 3 cuadras de la terminal para dormir un par de horas, a las 5 de la mañana nos levantamos y fuimos a una terminal ubicado a 1 cuadra del hotel, le mostramos los tickets a una señora que controlaba la entrada de pasajeros, que nos dijo, ¨Si es acá¨, así que esperamos la hora de partida y cuando ya estábamos en el micro, el chofer nos dijo que la salida era de la otra terminal, así que tuvimos que bajar y sacamos nuevamente los tickets para el siguiente micro. Finalmente llegamos a Dengfeng y tomamos 2 pequeñas combis hasta el hotel, no sin que nos lleven antes a otro hotel e intentar convencernos de quedarnos allí, así que tuve que levantar un poco la voz para que finalmente nos llevaran al nuestro, el cual estaba a solo 3 cuadras de la terminal, jeje, ”Welcome to China Gringos” Una vez que nos acomodamos en el hotel, fuimos en busca de algo que comer, lo que fue realmente un martirio, ya que casi no había restaurantes y los que había, era difícil lograr que nos entiendan, hasta que finalmente comimos lo que encontramos. Luego fuimos a recorrer la zona donde están los locales que venden armas y todo tipo equipos para la práctica de kung fu, recorrimos toda la zona buscando buena mercadería y buenos precios, hicimos algunas compras y volvimos al hotel al anochecer. Al otro día nos levantamos bien temprano, nos agendamos un buen desayuno y alquilamos 2 autos en el hotel para que nos lleve hasta la entrada principal de la zona del templo Shaolin, al bajar del auto en la entrada principal, la gran estatua del monje nos recibió con el tradicional saludo, lugar obligado para las fotos de bienvenida, flanqueamos la hermosa plaza rodeado de locales con todo tipo de suvenires que tienen que ver con Shaolin, sacamos la entrada y comenzamos a descender por un sendero arbolado que nos llevo hasta el templo, no sin antes pasar por la zona de la escuela de shaolin, allí pudimos ver a una cantidad de grupos de jóvenes entrenando, algo que difícilmente se pueda ver en otro lugar.













El hecho de haber ido bien temprano nos ahorro el abarrotamiento de turistas que usualmente visita el templo, a pesar de eso ya había bastante movimiento. El Templo Shaolin, que más puedo decir que ya no se haya dicho y escrito sobre este icono de las artes marciales Chinas? No mucho, su historia es conocida y esta en todos lados, lo que si puedo decir, es que no importa las veces que lo haya visitado, estar aquí siempre me atrapa y me transporta al pasado a través de las incontables historias que he leído. Entramos y comenzamos a recorrerlo con tranquilidad y sin que nadie nos corra como suele ocurrir con los grupos que son llevados por los guías, tomamos cuanta cantidad de fotos quisimos, de hecho pasamos a ser otra atracción mas dentro del templo por que estábamos en ropa de kung fu y los chinos nos aplaudían con cada postura que hacíamos, nos pedían tomarse fotos con nosotros, de hecho la líder de un grupo de turistas de Bali que hablaba Ingles me pidió consejos técnicos para tomarse fotos con nosotros. Luego de finalizar la recorrida salimos de allí y fuimos al famoso Bosque de las Pagodas, el antiguo cementerio de los monjes, allí nos encontramos que todo el perímetro estaba cercado, hasta el 2010 se podía acceder a cualquier pagoda, entiendo que con la enorme cantidad de turistas paseándose por el terreno y tocando las pagodas todo el tiempo, difícilmente se pueda evitar que se deterioren mas. Aquí también sacamos muchas fotos y finalizamos nuestra visita al legendario monasterio, luego de esto regresamos a Dengfeng en ómnibus en busca de algo de comer, luego del almuerzo regresamos al hotel por que Víctor Gualtieri y Patricio Penco emprendían el regreso y a media tarde partieron hacia Zhengzhou desde donde tenían vuelo a Beijing y al otro día a Buenos Aires. El siguiente día era nuestro último día en Dengfeng, por lo que fuimos para terminar de comprar algunas armas y otras cosas que nos faltaban, así terminaron 3 días muy intensos en la villa de Shaolin.




© 2011 - Instituto Kung Fu Dragón Rojo - Bei Shaolin Quan - Choy Lee Fut - Tai Chi Chuan - Kung Fu Tradicional e Infantil
Culpina 1233, Flores, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Designed and Powered by SV Dessign