El Monasterio Shaolin

El monasterio está ubicado al pie de la montaña Song, en el condado de Dengfeng, provincia de Henan, al norte de China, por más de 1500 años ha sido la cuna de Grandes Maestros y héroes patriotas rodeados de incontables le-yendas y misterios.

En el año 496 d.c. el emperador Wen Di de la dinastía Wei del norte, mandó a construir el templo para un sacerdote budista llamado Ba Tuo, para predicar una de las primeras corrientes del budismo hindú.

En el año 527d.c., otro sacerdote de origen indio llamado Bodidharma, arribó al templo para predicar una nueva co-rriente de budismo llamado Chan (mejor conocido como Zen en Japonés) y fue rechazado por los monjes del tem-plo, debido a esto Bodidharma se retiró a meditar a una caverna cercana, ahí permaneció por el lapso de 9 años, hasta que finalmente fue admitido dentro del templo. Tiem-po después Bodidharma advirtió que los monjes no tenían un buen estado físico y se quedaban dormidos durante las largas sesiones de meditación. Fue así que desarrolló una serie de ejercicios para el fortalecimiento interno y externo del cuerpo.

De acuerdo a la leyenda, estos ejercicios se fusionaron con el Wu Shu local que existía por entonces, el resultado fue el cimiento para lo que sería el famoso sistema de Shaolin, que se desarrollaría a través de generaciones de monjes y maestros, quienes en su peregrinar intercambia-ban todos sus conocimientos con otros monasterios.
Florecimiento del Templo Shaolin
El Emperador Yang Jian, fundador de la dinastía Sui (589-617), quien era un devoto budista, le confirió al templo 700 hectáreas de tierra y ordenó que dos monasterios más fueran construidos para la difusión del Budismo.

Durante la dinastía Tang (618-907), el Príncipe Li Shi Min fue secuestrado por Wang Shi Chong, Rey del estado de Zheng. Como consecuencia, 13 monjes, que a la vez lideraban a otros más, todos armados con bastones, fueron enviados a rescatarlo, misión que cumplieron con total éxito. Cuando Li Shi Min se erigió como Emperador, recompensó a los monjes y permitió que 500 de ellos se integraran como soldados a las milicias, siendo entrenados para asistir a la defensa del Imperio cuando fuera necesario.

Los Monjes Guerreros entran en acción
Desde aquella época se cuenta una de las primeras proezas a cargo de los monjes, 40 de ellos armados con bastones largos, se ofrecieron como voluntarios para repeler a los piratas japoneses que asolaban las costas de China, batalla de la que todos los monjes regresaron ilesos.

Los Cinco Animales de Shaolin
Durante la dinastía Song (960-1278) un monje guerrero llamado Chue Yuan viajó por toda China en busca de nuevos conocimientos. En la ciudad de Lan Zhou conoció a Li Sou, uno de los luchadores más destacados de ese distrito, este a su vez le presentó a un famoso maestro de nombre Bai Yu Feng. Juntos regresaron a Shaolin donde combinaron sus estilos con el boxeo del monasterio. Luego de muchos años de investigación, Bai Yu Feng se convirtió en monje, y se creé que fue este Maestro quien creó el método llamado Wu Xing Quan (Boxeo de los Cinco Animales).

El templo gozó de su mayor esplendor al asumir la dinastía Ming (1368-1644), la más amada por el pueblo Chino, durante este periodo florecieron muchos estilos y grandes Maestros por toda China.

El monasterio pasó a ser un lugar obligado de intercambio para todos los pugilistas que llegaban de todas partes para aprender el famoso sistema de los monjes, a partir de esto el boxeo Shaolin se enriqueció enormemente y fue el referente más fuerte de las artes marciales de ese tiempo.
Los Bárbaros toman el poder
Los Bárbaros manchúes instauran su poder en el año 1644 bajo la sangrienta dinastía Qing, la más odiada de todas, que duraría hasta 1911. Los miembros de las fami-lias reales y los oficiales del ejercito buscaron refugio entre la gente común, las montañas y los templos. Comenzaron a formarse grupos rebeldes por todas partes para tratar de derrocar a la opresión manchú y restaurar la dinastía Ming, muchos de ellos se ocultaban dentro de los templos como falsos monjes o bien como refugiados.

Se dice que el templo trató de permanecer neutral en esta lucha y que en el año 1674 el Emperador Kang Hsi le pidió ayuda al templo para repeler a una armada invasora de extranjeros. 128 monjes hicieron retroceder exitosamente a los invasores, por lo que el Emperador quiso recompen-sarlos ofreciéndoles muchos títulos y puestos dentro del gobierno, pero los monjes se rehusaron, prefiriendo volver al monasterio para continuar con sus actividades. También se dice que prestaron ayuda al Emperador para camuflar el complot que se estaba desarrollando en su contra. Los asesores del Emperador lo persuadieron de que era muy peligroso para el Imperio que hubiera un lugar con gente de una habilidad tan extraordinaria para la lucha, y que era muy probable que se estuviera planeando una rebelión dentro del Monasterio.

Shaolin perece bajo las llamas
En su larga existencia el templo fue incendiado varias veces, el incendio causado por los manchúes en 1738 fue el más devastador, del cual ya nunca recuperaría la gloria y el esplendor que había obtenido en su larga vida. Algunos sobrevivientes escaparon al sur, donde el poder de los manchúes no tenía incidencia y construyeron otro templo en Fujian (Fukien). Desde su inicio este templo sirvió a los propósitos de los patriotas que buscaban reclutar y prepa-rar luchadores que estuvieran dispuestos a desterrar a los bárbaros del poder y sus actividades continuaron hasta el año 1768, fecha en la que fue totalmente destruido por los soldados Qing.

Volviendo al Templo de Henan, ya en los primeros años del siglo 20, exactamente en 1928, se produjo la última quema causada por los soldados nacionalistas, que intentaban capturar a uno de los señores de la guerra que se había refugiado dentro del Templo.

Cuando los comunistas asumen el poder con Mao Tze Dong al frente, y luego en 1960 al inicio de la Revolución Cultural, la cual atacará todo lo viejo como parte de los días feudales, las artes marciales fueron prohibidas y muchos templos y lugares sagrados fueron cerrados, Shaolin no fue la excepción. A principios de los 80 el templo reabrió sus puertas y nombraron Abad al Monje Hai Deng, que había estudiado en Shaolin y vivía en Emei. Los monjes que hasta ese entonces estaban dispersos, regresaron al Templo y comenzaron a recopilar y reagrupar los estilos que se entrenaban en el pasado. Lamentablemente se perdieron muchas cosas en el camino, algunos Maestros fallecieron llevándose consigo sus conocimientos, si bien el Kung Fu de Shaolin hoy mantiene un excelente nivel, poco tiene que ver con el que se entrenaba en los años dorados y solo algunas formas de la antigua escuela se pueden encontrar en su programa, como el Shao Hong Quan, Da Hong Quan y Jin Gan Quan, entre otras.

La película El Templo Shaolin, protagonizada por Jet Li en 1980, jugó un papel fundamental para el resurgimiento del Monasterio. A partir del bum taquillero de su estreno, este film hizo que la gente comenzara a interesarse otra vez en la cultura Shaolin y en las Artes Marciales Chinas.

Hoy el Monasterio goza de un excelente trato, lejos de los problemas políticos que lo amenacen, muchas partes de su estructura fueron restauradas en los últimos años y solo el Portal y La Sala de los Mil Budas pertenecen a la original. Si bien el distrito de Dengfeng se ha convertido en una especie de "Shaolin-landia", el visitar y recorrer sus muros, el detenerse un instante e imaginar los hechos que lo tuvieron como protagonista, hace que uno salga envuelto de ese aire misterioso, místico y heroico que caracterizó a este Icono de Las Artes Marciales Chinas.
© 2011 - Instituto Kung Fu Dragón Rojo - Bei Shaolin Quan - Choy Lee Fut - Tai Chi Chuan - Kung Fu Tradicional e Infantil
Culpina 1233, Flores, Ciudad Autónoma de Buenos Aires - Designed and Powered by SV Dessign